El Videoarte en manos de Fabrizio Plessi

1
156
Fabrizio Plessi fue uno de los primeros artistas que empezaron a combinar el arte y las nuevas tecnologías, pero un arte muy específico, “el Arte Povera”.
Primero os voy a presentar a Fabrizio Plessi para quiénes no lo conozcáis, se trata de un artista italiano de los años 70, quien para realizar sus obras tenía tres conceptos muy claros los cuales estaban combinados entre sí: el agua, el arte povera y las nuevas tecnologías.
La mayor parte de sus instalaciones incluyen fuerzas naturales, como el fuego, el agua, la lava. Su obra ha tenido una clara evolución desde los años 60 hasta la actualidad. En los años 60 se inició en el Arte Povera, un arte típicamente italiano, en el que se trataba de utilizar siempre materiales pobres como madera, hojas, rocas, plomo cristal, vegetales, carbón, arcilla, incluso desechos. Pero aunque a Plessi adoraba este estilo de arte consideraba que era insuficiente y deseó unirlo a otra de sus pasiones las nuevas tecnologías.
Tenemos que darnos cuenta que estamos hablando de los años 60 algo totalmente innovador para la época.
Así mismo se define como el inventor de la palabra “videoinstalación” en 1971. En varias de sus instalaciones la tecnología que utilizaba eran televisores que en aquellos años eran sus imágenes en blanco y negro, por lo que tenía que pensar en varias posibilidades para conseguir el color necesitado.

En un principio él pensaba que el Arte Povera no podía encajar con las nuevas tecnologías porque era considerado como un material rico, por lo tanto incompatibles aunque eso cambió pronto.
En los años 70 destacó la monumentalidad de sus obras, que ya en los años 80 pueden calificarse como impactantes. En los 90 su trabajo se volvió grandioso y teatral.
En un aspecto en el que hay que fijarse en las instalaciones de Plessi es que nunca aparecen representado un ser humano, exclusivamente elementos naturales que están muy ligados a las nuevas tecnologías.
Esta combinación de materiales pobres con las nuevas tecnologías resulta atrayente al público, tanto por su tamaño, colorido, ambientación y tecnología, las instalaciones nos pueden remontar al pasado y al futuro dejando al visitante que vague su imaginación.
Beatriz Casalod

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here