Rafael Lozano Hemmer: “Una nueva forma de hacer escultura”

1
129
Siguiendo con mis estudios e investigaciones sobre arte contemporáneo vinculado a las nuevas tecnologías, cada vez quedo más sorprendida con las obras y artistas que voy descubriendo. Es increíble como con internet, luces y siempre teniendo en cuenta al público se pueden crear obras de arte definidas como arquitectura o escultura.

En las obras clásicas a la hora de realizar un edificio, una escultura o una obra pictórica, en su mayoría eran encargos que se realizaban para exponer y que fueran admiradas por el público. En la actualidad, el público no son meros espectadores, sino que forman parte de la obra interactuando en ella. Una obra clásica puede llegarte a emocionar, por su temática y colorido, una obra contemporánea te puede sorprender por su dimensionalidad utilizando nuevas tecnologías.
Es curioso ver como el arte va cambiando tanto en sus formas estilísticas, como en sus materiales.
Artistas como el mejicano Rafael Lozano Hemmer, están cambiando la concepción del arte, utilizando instalaciones interactivas, sistemas de rastreo como GPS, colosales proyectores, Internet, interfaces, y tratando de ensalzar la teatralidad del espacio público.
La mayor parte de sus instalaciones las expone en el espacio exterior; proyectos importantes que ha realizado, homografías, Under Scan, público subtitulado, Caguamas Sinópticas utilizando todo tipo de materiales, desde lo más cotidiano como una botella hasta proyectores, luces, fotografías …etc.
De los proyectos que ha trabajado Rafael Lozano Hemmer, los que más me han impresionado son Frencuencia y Volumen y Alzado Vectorial.

De estos dos me quedo con “Alzado Vectorial”, una obra de luces que hace trasladarte a otra dimensión pudiendo admirar verdaderas obras escultóricas en el cielo. Esta instalación se realizó para celebrar la llegada del nuevo milenio en el Zócalo de la Ciudad de Méjico tercera plaza más grande del mundo con el nombre “Vectorial elevation”. Desde el espacio http://www.alzado.net/, permitía a cualquier usuario diseñar esculturas de luz utilizando 18 focos robotizados, los participantes utilizaban una interfaz conectada a internet para controlar los focos y coreografiar sus dibujos sobre el cielo nocturno.
Esta obra podía ser admirada por todo el público en toda la ciudad y a través de Internet, a un gran público repartido por todo el mundo. Este espectáculo era visible en un radio de 20 Km. Cuando se realizaba una nueva ejecución con los focos, el responsable recibía un mensaje de correo electrónico que le conducía a un espacio personal generado automáticamente en la página en la que se podían contemplar fotografías del proceso y una reproducción virtual de la coreografía.
Esta forma de arte puede decirse que es una plataforma para dar a conocer la expresión pública. El señor Lozano trajo esta obra a España presentándola como “Alzado vectorial”, donde también despertó gran interés tanto en la calle como en Internet. Es una pena que este tipo de obra no pueda admirarse más asiduamente a pie de calle.

Si queréis conocer más sobre la obra de Rafael Lozano Hemmer os dejo este enlace:

http://www.lozano-hemmer.com/proyecto.html

Beatriz Casalod

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here